Guía definitiva de cómo reparar un disco duro

El disco duro es una de las piezas clave de nuestro ordenador, es precisamente esta parte la que le permite al equipo almacenar toda la información que vemos, utilizamos y necesitamos, desde el sistema operativo hasta nuestras fotos y documentos importantes.

Es por ello por lo que siempre es bueno tener conocimientos sobre este, que es e incluso de cómo funciona un disco duro, también llamado HDD o Hard Drive Disk en inglés. Por esta razón es que hoy te quiero mostrar la guía definitiva sobre el disco duro, qué es y todo lo que necesitas saber de este.

que es un disco duro

¿Qué es un Hard Disk Drive o HDD?

Lo primero que necesitas saber sobre un disco duro es la definición. Para aquellos que no lo conocen, el Hard Disk Drive, abreviado HDD, unidad de disco duro o simplemente disco duro, es un dispositivo magnético cuya función es la de almacenar archivos.

Durante mucho tiempo fue la unidad de almacenamiento más importante y la que se utilizó en los ordenadores, esto se debe a que es capaz de almacenar grandes cantidades de información en un solo lugar, función que con el tiempo fue mejorando más y más hasta que hoy en día es capaz de almacenar más de 10 Terabytes de información, una cantidad que incluso hoy sigue creciendo con el tiempo.

Curiosamente, la razón por la que a estos dispositivos se les conoce como Hard Drive Disk o disco duro, es justamente porque a diferencia de los disquetes o discos flexibles, también llamado “floppy”, estos dispositivos no son tan flexibles, de hecho, son muy rígidos y difíciles de doblar, lo que es un alivio, considerando que hacerlo podría causar pérdidas irremediables en el disco.

Esta diferencia fue la que llevó a que se les llamara como discos rígidos o discos duros, como contraparte del floppy.

Tipos de disco duro

tipos de disco duro

Existen tres tipos de disco duro, cada uno de estos tiene algo especial que los hace único. Los tres tipos son:

Disco Duro HDD

Este es el primero, es el más conocido y probablemente el más utilizado. Es el que suele ir conectado directamente al ordenador y puede tener más de 1TB de espacio de almacenamiento.

Disco Duro SSD

El Disco Duro SSD es el más nuevo tipo de disco duro, llamado también Solid State Disk o Disco de Estado Sólido. Se trata de un reciente tipo de disco que ha incluido varias mejoras de funcionamiento en comparación al disco duro HDD y es el más avanzado de los tres tipos de disco duro. Suelen ser muy rápidos y más pequeños que los HDD.

Disco Duro Externo

Este es el tercer tipo de disco duro, el disco duro externo se caracteriza por no colocarse dentro de los ordenadores. Su principal ventaja es la posibilidad que ofrece de transportar grandes cantidades de información sin depender de un equipo específico; puede conectarse a cualquier ordenador a través de una conexión USB.

Componentes de un disco duro

componentes del disco duro

Como ya te comenté, un disco duro es una unidad de almacenamiento rígido, y está compuesto por distintas partes, que son las que hacen posible que funcioné como una unidad de almacenamiento. Las partes de un disco duro son:

Actuador

El actuador es el motor encargado de mover las cabezas que contienen las agujas para leer y escribir en el disco. Este motor funciona a través de magnetismo y se localiza casi al centro del disco duro, cerca de los discos o platos.

Brazo del actuador

El brazo del actuador es el que se encarga de sostener las cabeceras de lectura y escritura del disco duro, así como también de moverlas a través de los discos. Este se mueve a una velocidad sorprendente para poder transportar las cabeceras entre las pistas y sectores a tiempo.

Eje del actuador

El eje del actuador es el que conecta al actuador con el brazo del actuador, y es a su vez el componente que permite que el brazo se mueva.

Cabezales

Los cabezales son quizás la parte más importantes del disco, estos son los encargados de leer y escribir la información del disco duro, así como también de transferir la información del disco duro al ordenador. Son varios cabezales, generalmente son dos cabezales por cada plato o disco, lo que sería un cabezal para cada cara del disco.

Platos o discos

Los platos o discos son en dónde se almacenan la información en el disco duro, por lo general suelen ser 3 o 4 discos, sin embargo, existen discos duros hasta con 7 platos. La cantidad de platos también afecta a la cantidad de espacio disponible para almacenar. Estos platos o discos se encuentran girando de forma constante.

Eje de los platos

El eje de los platos es básicamente el punto que permite que los discos giren, de este depende la velocidad con la que giran los discos, la cual se mide en revoluciones por minuto. Al ser varios discos, el eje suele ser un poco alto, formando una especie de cilindro.

Conector de energía

Es la parte del disco duro a la cual se puede conectar la fuente de energía.

Conector IDE

IDE o “Integrated Device Electronic” es una de las partes del disco duro que permite conectar la unidad con el ordenador. Este tipo de conexión tiene una velocidad de transferencia menor a la de los SATA.

Componentes de un disco duro SSD

partes de un ssd

Ya hemos visto las partes de un disco duro HDD, sin embargo, los discos duros SSD no están compuestos por estas mismas partes. Como ya te he dicho, estos discos duros son más modernos e incluyen otro tipo de tecnología. Las partes de un disco duro SSD son:

Memoria Flash

Es quizás la parte más costosa del disco duro SSD económicamente hablando, en ella se almacena toda la información del disco duro.

Controladora

La controladora, como su nombre lo indica, es la que se encarga de dar las órdenes al disco duro, esta pequeña parte funciona como un procesador que se encarga de indicarle al disco duro en dónde buscar, cómo buscar y enviarlo al ordenador.

Interface

La interface, dicho de forma sencilla, es básicamente el sistema con el que se comunica tu disco duro SSD con tu ordenador, esto está directamente relacionado con el tipo de conexión que utiliza el disco duro.

Memoria RAM o Caché

Además de la memoria flash con la que cuenta el disco duro SSD, también posee una memoria caché o memoria RAM. Esta memoria se caracteriza por ser temporal, es decir, la información no permanece en la RAM, y esta pasa a la memoria flash.

Condensador

El condensador es una parte bastante importante del disco duro SSD, su función reside principalmente en la de asegurarse que los datos de la memoria caché se mantengan íntegros el tiempo suficiente para pasarse a la memoria flash.

Esto es importante sobre todo durante fallos en el disco o al detener de forma repentina la corriente.

HDD vs. SDD: Principales diferencias

HDD vs SDD Principales diferencias

Si bien ambos tipos de disco duros se utilizan con el fin primordial de almacenar la información de nuestro ordenador, existen diferencias fundamentales que los hacen dispositivos totalmente diferentes el uno del otro, principalmente a nivel operacional. Las principales diferencias entre un disco duro HDD y un disco duro SDD son:

Como funciona un disco duro HDD y un SDD

Mientras que el disco duro HDD funciona con magnetismo y de una forma más mecánica, el disco duro SDD se ha mejorado para que funcione con memorias flash o lo que podríamos llamar como “chips” de memoria. Es decir, el SSD es más similar a una memoria USB que lo que sería a un disco HDD.

El SSD no utiliza discos

Estructuralmente tenemos que el SDD no utiliza los discos que sí vemos en el HDD, esto significa que el proceso de búsqueda, lectura y escritura de información de los discos es completamente diferente, y es que, mientras que el HDD necesita que el cabezal de algunas vueltas sobre los discos, al SSD le basta con decirle al controlador que ordene a las memorias flash buscar la información que necesitamos.

El SSD es más rápido

Debido al hecho de que no necesita dar varias vueltas a un disco, el SSD ofrece una mayor velocidad de funcionamiento que el HDD.

Esta velocidad a la hora de encontrar información dentro del disco se puede ver notoriamente en el funcionamiento del ordenador, ya que este tipo en particular de disco duro reduce el tiempo de espera al ejecutar programas y, en general, al realizar cualquier función dentro del ordenador.

El SSD es mucho más costoso

A diferencia de los componentes mecánicos que utiliza el HDD, el SSD utiliza tecnología mucho más costosa, hasta el punto en que te puedes llegar a gastar cientos o miles de euros en una unidad de disco duro SSD. Esta es una de las principales ventajas del HDD, que cuenta con una excelente relación precio-calidad.

Menor cantidad de espacio disponible en el SSD

Curiosamente, los SSD no poseen la misma cantidad de espacio disponible, y es que generalmente, los discos SSD no cuentan con tanta capacidad, siendo que estos discos van comúnmente desde los 256 Gigabytes hasta los 4 Terabytes, mientras que un disco HDD fácilmente llega a los 10 Terabytes.

Los discos SSD no generan ruidos ni vibraciones

Generalmente, cuando tenemos un ordenador con HDD, podemos escuchar los discos girar de forma constante e incluso vibrar; en ocasiones puede ser bastante inconveniente o molesto, ya que con facilidad nos puede distraer de lo que estamos haciendo y, en ocasiones, hasta llegar a preocupar.

Estas vibraciones y sonidos se deben principalmente a las partes mecánicas con la que cuenta este tipo de disco duro, incluyendo los discos; es por ello que en el caso de los discos SSD no escuchamos nada de esto, ya que, al no funcionar con partes mecánicas, los SSD son totalmente silenciosos y carecen de movimiento o vibración alguna.

Características de los discos duros

Caracteristicas de los discos duros

Ahora, el disco duro cuenta con características muy definidas que son las que rigen su funcionamiento o, en otras palabras, las que nos permiten saber el rendimiento de este. Las características del disco duro son:

Capacidad de almacenamiento

Básicamente se refiere a la capacidad máxima de almacenamiento que tolera el disco duro en cuestión. Actualmente la capacidad de almacenamiento de los disco duros se mide en gigabytes y en terabytes, que son las dos unidades de almacenamiento comercializadas.

Mientras más capacidad de almacenamiento tengas, más información podrás guardar en tu disco duro. Se estima que, con el tiempo, la capacidad de los disco duros aumente considerablemente.

Tiempo de lectura y/o escritura

Esta característica se refiere al tiempo promedio que necesita un disco duro para leer o escribir la información que se haya almacenada en él. Esta característica en particular va a depender tanto de la capacidad de almacenamiento como de la cantidad de información que tenemos almacenada dentro del disco, así como también la velocidad de rotación que tiene el disco entre otros.

Tasa de transferencia

Esta característica básicamente se refiere a la velocidad con la que la información es transmitida a nuestro ordenador luego de ser leída por el disco duro.

Tiempo medio de búsqueda

El tiempo medio de búsqueda se refiere al tiempo promedio que necesita el cabezal del disco para posicionarse en la pista deseada.

Latencia media

La latencia media se refiere al tiempo que necesita el cabezal del disco para posicionarse en el sector del disco deseado.

Tiempo de acceso

También llamado tiempo medio de acceso, se refiere al tiempo que necesita el disco para posicionarse sobre la pista y el sector deseados, así como también leer la información que allí se encuentra. Este tiempo se promedia en base a la latencia media, al tiempo de búsqueda y a la velocidad de lectura y escritura.

Interfaz

Se conoce como interfaz al tipo de medio con el cual se comunica el disco con el ordenador, también se le puede llamar el tipo de conexión que existe entre ambos. Los más conocidos son USB, SATA, IDE/ATA, SAS y SCSI.

Velocidad de rotación

Se refiere a la velocidad con la que giran los discos o platos que conforman al disco duro; esta velocidad se mide en revoluciones por minutos y de ella dependen factores como la velocidad de transferencia, la cantidad de calor que se genera e incluso el ruido que produce el disco duro al funcionar.

Forma o tamaño de la unidad

Se refiere básicamente al tamaño que tiene el disco duro, por lo general, el tamaño está ligado a la capacidad de este, por lo que mientras más pequeño sea el disco duro, menos capacidad de almacenamiento tendrá. En la actualidad, con la invención del disco duro SSD esta característica ha perdido algo de relevancia, sin embargo, para los discos antiguos sigue teniendo validez.

Factores de forma utilizado

Factores de forma utilizado

Continuando con esta característica en particular, se puede decir que existen 7 factores de forma diferentes, es decir, 7 tamaños diferentes en los que vienen los discos duros: 0,85 pulgadas, 1 pulgada, 1,8 pulgadas, 2,5 pulgadas, 3,5 pulgadas, 5,25 pulgadas y 8 pulgadas. Sin embargo, los disco duros modernos utilizan principalmente 3 factores de formas: estos son el de 1,8 pulgadas, el de 2,5 pulgadas y el de 3,5 pulgadas.

1,8 pulgadas

Originalmente introducido en 1993, poseía una capacidad máxima de entre 2 y 5 GB, sin embargo, en la actualidad son uno de los factores más utilizados y pueden llegar a tener una capacidad de 320 Gigabytes. Son los que se utilizan en dispositivos como el iPod.

2,5 pulgadas

Este es el segundo tipo de factor de forma utilizado para los discos duros actualmente, se caracterizan por tener un tamaño intermedio con una buena capacidad de almacenamiento. Por su tamaño, son los discos perfectos para utilizar en laptops.

3,5 pulgadas

Este es sin duda el factor de tamaño más utilizado en los discos duros, cuenta con una gran capacidad de almacenamiento en comparación con los dos anteriores y es el que se utiliza por lo general en los ordenadores de escritorio.

Sistemas de archivos

Lo siguiente que hay que tomar en cuenta después del tamaño, es el sistema de archivos que utiliza el disco duro. Dicho de forma simple, el sistema de archivos es el encargado directo de gestionar todo el espacio que hay en el disco duro, no importa si este está ocupado o libre, diciéndole a su vez al sistema operativo con el que trabaje el ordenador en dónde puede almacenar la información. Actualmente existen tres tipos de sistemas de archivos que son utilizados:

NTFS

Este es uno de los más comunes, y el utilizado por todos aquellos que trabajan con Windows. NTFS o New Technology File System por sus siglas en inglés, es el sistema de archivos por excelencia para discos duros y discos externos.

Promovido por Windows, este sistema de archivos no posee ningún tipo de limitación en cuanto a almacenamiento, el único problema es que es prácticamente compatible solo con el sistema operativo de Windows, por lo que no podrás utilizarlo en otros sistemas operativos.

FAT32

A diferencia de NTFS, FAT32 es un sistema de archivos que es en extremo compatible con prácticamente cualquier sistema operativo en el mercado.

Sin embargo, tiene una gran falla, y es que no permite almacenar archivos que tengan un peso mayor a los 4GB, una enorme limitación que evita que almacenes archivos de gran tamaño.

Es un sistema de archivo muy utilizado para unidades flash o memorias USB, ya que su gran compatibilidad les permite a estas memorias portables funcionar en cualquier ordenador sin importar el sistema operativo.

exFAT

Quizás el sistema de archivos más balanceado que existe. exFAT es la versión actualizada de FAT32, y se caracteriza por eliminar la antigua limitación de no poder almacenar archivos mayores a los 4GB, además, sigue manteniendo su gran compatibilidad con distintos sistemas operativos.

El mayor problema que posee este sistema de archivos es que requiere que los sistemas operativos en los que funcione sean lo más reciente posible. Es el que más se recomienda actualmente para las unidades de almacenamiento portables como las memorias flash.

Tecnologías de conexión

Tecnologias de conexion hdd

Además del factor de tamaño y del sistema de archivos del disco duro, existe un tercer factor que es bastante importante a la hora de escoger nuestro disco duro, la tecnología de conexión. Existen 4 tipos de tecnologías de conexión, estas son:

IDE/ATA

Conocido como Integrated Drive Electronic o Advanced Technology Attachment fue durante mucho tiempo el tipo de conexión estándar que utilizaron los discos duros, aproximadamente hasta 2004, que fue cuando dejaron de utilizarse como la conexión común.

Se caracterizan por su ancho tamaño y por su resistencia; sin embargo, en comparación a las tecnologías actuales su velocidad de transferencia es bastante baja.

SATA

Sin duda alguna, una de las mejores tecnologías de conexión que existen actualmente, y de hecho es el tipo de conexión estándar con el que funcionan los discos duros. Son mucho más pequeños que los anteriores IDE, además de que este tipo de conexión tiene una velocidad de transferencia mucho mayor.

Existen tres tipos de SATA, estos son SATA 1, SATA 2 y SATA 3; la principal diferencia de estos tres se encuentra en su velocidad de transferencia, siendo que el 1 tiene una velocidad de hasta 150MB/s, el 2 una de 300MB/s mientras que el último y el más novedoso, el SATA 3, tiene una velocidad de hasta 600MB/s.

Esta conexión también se puede conectar en caliente, a diferencia del IDE en dónde era imposible.

SCSI

SCSI o Small Computer System Interface es el siguiente paso, se trata de una interface que se caracteriza por su velocidad de transferencia que en teoría alcanzaría los 5 Mbits cuando menos.

Existen tres tipos, los estándares, los rápidos y los ancho-rápidos, en el caso del primer tipo, estos tienen una velocidad de 5 Mbits, en el segundo tipo, su velocidad llega a los 10 Mbits, mientras que, en el tercer y último tipo, su velocidad llega a los 20 Mbits.

Esta interfaz de conexión generalmente está reservada para discos duros con una gran velocidad de rotación y con mucho espacio de almacenamiento, por lo que no son tan comunes en ordenadores personales. Además, es posible conectar varios discos duros a la vez con esta interfaz, utilizando un tipo especial de conexión llamada conexión margarita.

SAS

SAS viene siendo como una versión actualizada o un sucesor del SCSI paralelo, de hecho, su nombre son las siglas para Serial Attached SCSI. Está diseñado para mejorar el rendimiento de los discos duros cuando se conectan más de uno, de hecho, incrementa la velocidad de transferencia mientras más dispositivos se conectan.

Algo curioso, es que este utiliza un conector SATA, lo que hace que una unidad de disco SATA pueda ser utilizado con los controladores de una SAS; sin embargo, no se puede hacer lo contrario, ya que una unidad SAS no puede utilizarse con controladores SATA.

Conexión USB

Además de los anterior mencionados, existe un quinto tipo de interface, se trata de la conexión USB, esta conexión es en particular la más sencilla de todas, ya que no requiere una conexión directa con la placa madre, sino que es posible conectar la unidad al ordenador a través de un puerto USB.

Este tipo de conexión se utiliza casi que de forma exclusiva para los discos duros externos.

¿Qué disco duro elegir?

Que disco duro elegir

Ahora que ya conoces qué es y cómo funciona un disco duro, es hora de la pregunta más importante de todas, ¿qué disco duro elegir? Esta pregunta es realmente necesaria, ya que vas a necesitar uno u otro dependiendo de lo que necesites o quieras hacer, además, si eres de las personas que le da mucha importancia a su ordenador y que quiere armar desde cero, escoger el disco duro adecuado es uno de los pasos importantes, casi tanto como la placa base o el procesador.

Para comenzar, vayamos por la primera pregunta que necesitas hacerte, qué tipo de disco es necesario.

¿Debo elegir una unidad interna o externa?

Anteriormente ya vimos que había tres tipos de discos, sin embargo, estos tres tipos lo podemos reducir a 2, estos tipos son básicamente el disco duro interno y el disco duro externo. En el caso de los internos tenemos a los HDD y a los SDD de los que ya hablamos antes.

¿Cómo saber qué tipo de disco debes elegir? Piensa en qué es lo que necesitas, si lo que deseas es una unidad de almacenamiento con mucha capacidad en la que puedas almacenar y mantener segura toda la información de tu ordenador u otros dispositivos, lo mejor es escoger una unidad externa, son fáciles de conectar y su principal función es la de almacenar información fuera del ordenador, manteniéndola igual de segura; son una excelente opción para mantener copias de seguridad.

Ahora, si lo que quieres es una unidad de almacenamiento para tu ordenador, en dónde poder guardar desde tu sistema operativo hasta tus programas o juegos, será necesario adquirir un disco duro interno.

¿Qué características debo considerar al buscar un disco duro?

Que caracteristicas debo considerar al buscar un disco duro

Existen muchos aspectos técnicos que podríamos considerar a la hora de buscar un disco duro, sin embargo, existen algunos aspectos que son primordiales y que, de hecho, deben ser lo primero que consideres a la hora de adquirir un nuevo disco duro, sobre todo si se trata de un disco duro interno. Estas características son el factor de forma, la tecnología de conexión, el sistema de archivos y la capacidad de almacenamiento.

Factor de forma

En el caso del factor de forma, deberás tener en cuenta si quieres un disco para una laptop o para un ordenador, en cualquiera de los dos casos, necesitarás un tamaño en específico, ya sea que optes por uno de 2,5 pulgadas para una laptop o los de 3,5 pulgadas para un PC de escritorio.

Tecnología de conexión

La tecnología de conexión también es importante, sin embargo, si eres un usuario normal, lo más probable es que debas decantarte a por una conexión SATA, en cuyo caso tu mejor opción será siempre buscar un disco duro con SATA 3. También es importante que tu placa base tenga la conexión necesaria.

Sistema de archivos

Aunque siempre puedes formatear tu disco duro, lo mejor es optar por uno que ya esté listo para instalar, en este caso, deberás buscar un disco duro que se adapte al sistema operativo que planeas utilizar, por ejemplo, en el caso de Windows, la mejor opción es NTFS, mientras que, si vas a por Mac, lo más recomendable es que optes por un exFAT.

Capacidad de almacenamiento

Pese a ser mencionado al final, este es el principal punto de referencia para muchos compradores, y no es para menos, ya que la capacidad de almacenamiento del disco duro es lo que más nos interesa, siendo esta la que dicta que tanta información podremos guardar en el disco.

Es por ello por lo que siempre debes fijarte en la capacidad de almacenamiento de un disco duro, y asegurarte de que esta sea conveniente para ti.

Luego de que hayas considerado estos tres puntos, ya puedes poco a poco asegurarte de los aspectos más técnicos, como el tiempo de acceso o la velocidad de transferencia. Aunque seamos sinceros, este tipo de aspectos no los vas a tomar mucho en cuenta si lo que quieres es darle un uso normal a tu ordenador, ahora, en casos de que te dediques a trabajos como realizar edición de vídeos, lo mejor es tener un disco duro potente, del tipo SSD si tu presupuesto lo permite.

¿Es importante la velocidad de las unidades de disco duro?

Seguramente has escuchado que mientras más rápida sea la velocidad de transferencia de un disco duro mejor será este; bueno, si bien es cierto que una velocidad de transferencia elevada significa buenas noticias, la realidad es que es aún más importante el tiempo de acceso.

Si lo ves desde cierto punto de vista, es más importante que tu disco duro encuentre rápido la información que necesitas que la velocidad con la que te dicha información, después de todo, si tarda en encontrar la información que necesitas, ¿qué importa en cuanto tiempo te la entregue?

Precisamente por esta razón es que el tiempo de acceso es más importante que la velocidad, aunque queda claro que un disco duro con un tiempo de acceso bajo y una velocidad de transferencia alta sería la mejor opción posible.

¿Cómo saber si un disco duro es bueno?

Saber si un disco duro es bueno o no, no es un trabajo muy complicado. Solamente debes fijarte en las características que te mencioné anteriormente.

Como saber si un disco duro es bueno

Si cumple con los estándares de conexión actuales, es decir, SATA 3, si tiene una capacidad de almacenamiento de como mínimo 1TB y si cumple con el factor de tamaño estándar para un ordenador, entonces felicidades, tienes un buen disco duro o al menos uno funcional que te puede durar bastante tiempo.

Claro, otros aspectos que puedes considerar son el de precio y marca, generalmente el precio es un buen indicativo de si un producto es de calidad o no, sobre todo cuando dicho precio proviene de una marca o empresa reconocida.

Cómo conectar un disco duro a PC

Conectar el disco duro a la PC no es muy complicado, lo primero que necesitas hacer es apagar y desconectar por completo tu ordenador, coloca tu ordenador en posición horizontal en un lugar que estés cómodo y luego retira el panel del armazón de tu ordenador para tener acceso a sus componentes internos. Una vez hecho esto, sigue los siguientes pasos:

  • Saca el nuevo disco duro de su empaque.
  • Insértalo en las ranuras que están dentro del armazón y que están diseñadas para las unidades de disco.
  • Atornilla tu disco duro a ambos lados de la ranura para fijarlo bien.
  • Luego conecta el disco duro a tu placa madre utilizando el cable SATA.
  • Finalmente conecta tu disco duro a la fuente de poder, generalmente los discos nuevos utilizan un cable SATA similar al que se usa para conectar la unidad a la placa madre.
  • Vuelve a colocar el panel o los paneles laterales, conecta tu ordenador y enciéndelo.
  • Recuerda que, de no tener otro disco viejo con algún sistema operativo, tendrás que instalar un nuevo sistema operativo en el disco nuevo.

En el caso de los discos externos, estos son más fáciles de conectar, ya que solo necesitarás un puerto USB en dónde instalar tu disco duro externo.

La necesidad de las copias de seguridad

Las copias de seguridad son una forma de respaldar toda la información que tenemos en nuestro disco duro, estas son importantes ya que nos permiten mantener segura toda la información que tenemos almacenada en el ordenador, incluso en el caso en el que la unidad de disco se arruine por completo.

Existen muchas maneras de crear una copia de seguridad, sin embargo, la mejor opción que existe es la de utilizar una unidad de disco externa para hacer una copia de seguridad de nuestro disco duro interno. De esta forma tendrás toda tu información segura en un disco adicional.

Cómo poner contraseña a tu disco duro externo

Si quieres mantener aún más protegidos tus datos, la mejor opción es cifrando tu disco duro externo, y hacerlo no es para nada difícil. Para poner contraseña a tu disco duro externo necesitarás dos cosas, la primera de ella es conectar tu disco duro a un ordenador, y la segunda es tener instalado BitLocker, una herramienta de Windows que viene preinstalada en casi todas las versiones nuevas de Windows. En caso de que no tengas BitLocker, no te preocupes, es gratuito y lo puedes descargar desde la página de Microsoft.

Una vez tengas la herramienta instalada y tu disco duro externo conectado, es hora de comenzar:

  • Dirígete a la carpeta “Este Equipo” a través del explorador de archivos. Allí verás todas las unidades de disco, incluyendo tu disco duro externo.
  • Selecciona tu disco duro externo y dirígete a las “herramientas de unidad” en la parte superior de la ventana, se encuentra en verde.
  • Al hacer click en “herramientas de unidad”, deberás buscar una opción que diga “Activar BitLocker”, haz click en ella y se te abrirá una nueva ventana.
  • La ventana que se te abrirá te va a preguntar cómo quieres proteger tu disco externo, selecciona la primera opción que es la protección por contraseña.
  • Escribe una contraseña nueva y luego repítela en el campo de abajo, una vez hecho, haz click en siguiente.
  • Para continuar, necesitarás escoger que cantidad de espacio del disco vas a proteger, puedes optar por cifrar todo el disco o solo el espacio que está siendo actualmente utilizado. Escoge el tipo de cifrado que desees y haz click en siguiente.
  • Finalmente, te preguntará si quieres utilizar un cifrado nuevo o uno en modo compatible; si es una unidad que solo usarás en tu ordenador, te recomiendo la primera opción, pero si es una unidad para llevar a cualquier lugar es mejor optar por el modo compatible. Escoge la que más te convenga y haz click en siguiente.
  • Lo siguiente que verás será una lista con todas las opciones que seleccionaste, de estar conforme, haz click en “Iniciar Cifrado” y BitLocker se encargará del resto.

Con esto, ya habrás cifrado correctamente tu unidad de disco externa, por lo que la próxima vez que la conectes a un ordenador, te va a pedir que escribas la contraseña para poder abrir el disco externo.

¿Cómo debes expulsar tu disco duro externo?

Desconectar una unidad de almacenamiento directamente, sobre todo una como un disco duro externo, no es la mejor de las ideas; esto se debe a que existen muchos procesos que se están ejecutando constantemente, aunque no estemos copiando archivos.

Como debes expulsar tu disco duro externo

Si se desconecta el disco duro de forma abrupta, puede que alguno de estos procesos esté ejecutándose, y como resultado terminaremos corriendo el riesgo de que algún archivo en el disco externo se dañe o, peor, que se termine dañando la unidad.

Por ello es recomendable siempre expulsar primero el disco desde nuestro ordenador antes de desconectarlo, y para ello solo sigue estos pasos:

  • Dirígete a la carpeta de “Este Equipo” en tu explorador de archivos.
  • Selecciona el disco duro externo y haz click derecho sobre él.
  • Selecciona la opción de “Expulsar” y listo, ya podrás desconectar tu unidad de disco externa sin riesgos.

¿Qué hacer si tu unidad de disco duro externo no arranca?

Puede haber muchas razones por la cual tu disco duro no arranca, sin embargo, lo más sensato que puedes hacer en esta situación es la de intentar repararlo con ayuda de tu ordenador. Para ello existe un método perfecto, y es utilizar CMD de Windows, además de que es muy fácil, solo sigue estos pasos:

  1. Abre CMD de Windows
  2. Escribe en la consola de comandos “chkdsk [letra de unidad:] /R” y presiona enter; recuerda cambiar la parte de “letra de unidad” por la letra que corresponde a tu disco duro externo (puedes revisarlo en la carpeta de “Este Equipo”)
  3. Espera a que Windows analice y repare el disco duro, una vez que el proceso finalice, sal de la consola de comandos escribiendo “exit” y luego presionando enter.
  4. Con esto, tu disco deberá arrancar normalmente.

Usa algún programa externo que te ayude a hacer el diagnóstico

Existen muchos programas externos que te pueden ayudar a realizar un diagnóstico de tu disco duro externo para saber cuál es el problema. Uno de estos es por ejemplo “EaseUS Partition Master”, un programa bastante completo que puedes descargar de Internet y que te ayudará a correr un diagnóstico de tu disco duro externo, así como también te ayudará a repararlo en casa de que haya algún problema con él.

EaseUS es solo un ejemplo, hay muchos programas que puedes descargar, por lo que escoge el que más te guste.

Formatea tu disco externo

Si el problema recae en algún archivo dañado o en algún problema de compatibilidad con el sistema de archivos, lo mejor que puedes hacer es formatear el disco duro externo. Es muy fácil de hacer, aunque es la última opción que te recomiendo, ya que sin duda vas a perder toda la información que tengas dentro de la unidad externa.

Si las opciones anteriores fallan, mejor recurre a un técnico

No se sabe si la razón por la que no arranca el disco duro es por algún problema técnico, en caos de que chkdsk de Windows o el programa que hayas utilizado no funcione, lo mejor es que recurras a un técnico que te de una opinión más profesional, ya que es posible que tu disco tenga algún problema físico.